Legislacion Colectiva Del Trabajo
Legislacion Colectiva Del Trabajo
 

 
Legislacion Colectiva Del Trabajo
HIGIENE Y SEGURIDAD INDUSTRIAL
LA PSICOLOGIA EN LA SEGURIDAD INDUSTRIAL .
ACONDICIONAMIENTO DE LOS CENTROS DE TRABAJO.
ASEGURADORAS DE RIESGO DE TRABAJO.
HIGIENE E INDUSTRIAL
DESAROLLO DE LA SEGURIDAD INDUSTRIAL
CONCEPTOS DE HIGIENE Y SEGURIDAD IND.
LEGISLACIÓN COLECTIVA DEL TRABAJO

SECCIÓN PRIMERA

ORGANIZACIONES SINDICALES

Capítulo XII

CONCEPTOS GENERALES



CONCEPTO DE ORGANIZACIÓN SINDICAL

De acuerdo a nuestra legislación, los profesores Thayer y Novoa definen al Sindicato como una asociación de trabajadores ligados por un interés económico común que busca, ante todo, la representación, defensa y promoción de ese interés.

El concepto de Sindicato antes señalado puede complementarse en el sentido que las Organizaciones Sindicales no sólo pueden tener un interés económico común sino también otros: educacionales, culturales, recreativos y sociales en general; sin embargo, esos fines son accesorios ya que ellos pueden faltar pero no se observa en la práctica la existencia de Sindicatos que no pretendan un fin económico, y aquellos que se han orientado hacia otras motivaciones como por ejemplo que actúan con fines políticos, buscando el derrocamiento de un gobierno o el afianzamiento de otro que les conviene, no hacen sino desnaturalizar o corromper lo propio del Sindicato, debilitando de paso la posibilidad de obtener esa finalidad económica que es su principal misión.



CARACTERÍSTICAS

Del concepto señalado se deduce que son características del Sindicato:

Finalidad esencialmente económica. Ello significa que la Organización Sindical representa, defiende y promueve aspiraciones e intereses orientados a satisfacer necesidades materiales (alimentación, vestuario, habitación, salud, etc.); no es por tanto, su función propia la representación de una idea política, religiosa o de otro carácter semejante.
Ámbito laboral. Lo propio del Sindicato es reunir a trabajadores, o sea, a quienes tienen intereses comunes de carácter económico derivados de las relaciones de trabajo.
Servicio de un interés privado compatible con el interés público. La Organización Sindical no se constituye para el servicio directo de un interés público sino para el bienestar económico-social de sus asociados, cuidando que ese grupo no resulte perjudicado respecto de otros grupos o sectores que participen en la vida económica y social del país. Eso si que ese interés privado está limitado por el interés público que no puede ser sobrepasado, debiendo la actividad sindical desarrollarse dentro de él.
Constitución por acuerdo libre de los trabajadores y no por acto de autoridad. Esto quiere decir que cumpliéndose los requisitos que estable la ley, queda constituido el Sindicato, sin que la decisión dependa de la autoridad.
Poder. Éste está fundado en la mayor cantidad posible de socios que es la base de su financiamiento: en la solidez de su unidad y en la preparación e idoneidad de los dirigentes. El Sindicato necesita ser fuerte en cuanto a la relación laboral que vincula a sus asociados y ello, tanto por la debilidad del trabajador aislado frente al empleador como por la necesidad de no ser avasallado por otros grupos sociales o por excesos de la autoridad.
Representatividad. Esto significa que el Sindicato debe unir a un sector mayoritario, o al menos importante, de los trabajadores del área económico-social en la cual se ha constituido. Así estará mejor capacitado para conseguir el establecimiento de aquellas normas contractuales que favorezcan los intereses de sus afiliados. Una condición básica para obtener esta representatividad es la unidad del Sindicato, la que se consigue defendiendo sus fines propios por encima de cuestiones ideológicas, políticas, religiosas o personalistas.
Estas características de fuerza y representatividad llevan al legislador a establecer normas sobre mínimos de trabajadores para constituir Sindicatos, de manera de asegurarles un determinado poder.

La representatividad del Sindicato se ve reforzada por una estructura sindical democrática que se manifiesta en:

Libertad y derecho para generar las propias directivas (artículo 241, inciso segundo, del Código). Cada trabajador tiene menor número de votos que el total de cargos a elegir, así la mayoría no puede dejar sin representación a las minorías.
Traspaso a las bases de decisiones trascendentales (artículos 254, 260 y 261 del Código).
Pronunciamiento libre, secreto y personal de cada asociado cuando éste se requiera (artículo 244 del Código).
Libertad. Para constituirlo como para integrarse a él o para desafiliarse del mismo, al amparo de garantías constitucionales o legales, sin interferencia de la contraparte de la relación laboral, del Estado, de entidades políticas, lucrativas o antisindicales.
Así, la libertad de los Sindicatos debe darse:

Respecto del Estado como autoridad pública; por ello muestra legislación reconoce su personalidad jurídica por el solo hecho del depósito del acta constitutiva y de sus estatutos en la Inspección del Trabajo, esto llevó al legislador a optar, en materia de constitución de Sindicatos, por el llamado "sistema de registro" que considera vigente el Sindicato por el sólo acto del depósito de sus estatutos y acta constitutiva en conformidad a las normas legales, sin que medie acto de reconocimiento de la autoridad.
Respecto de los empleadores.
Respecto de instituciones u organizaciones ajenas al sistema sindical del que la organización forma parte. Así, si bien el Sindicato puede estar supeditado, en cierta forma, a la Federación o Confederación o Central a que se hubiere afiliado, no puede, sin embargo, someterse al partido político a que estén afiliados sus dirigentes o socios.
Respecto de sus propios afiliados, los que no pueden ser forzados a permanecer en ellas ni a abandonarlas sino conforme a las causas estatutarias.
Respecto de las organizaciones sindicales de grado superior; Federaciones, Confederaciones o Centrales, las que no pueden forzar la afiliación a ellas de los Sindicatos ni intervenir en los asuntos privativos de las entidades de base.
DERECHO DE SINDICACIÓN

CONCEPTO. En nuestro ordenamiento jurídico el derecho a sindicalizarse tiene el carácter de garantía Constitucional de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 19 Nº 19 de la Constitución, en armonía con el principio enunciado en el artículo 1 de la misma Carta que expresa: "El Estado reconoce y ampara a los grupos intermedios a través de los cuales se organiza y estructura la sociedad y les garantiza la adecuada autonomía para cumplir sus fines específicos". Por otra parte, el artículo 212 del Código reconoce el derecho de los trabajadores para constituir Sindicatos sin necesidad de autorización previa.

Este artículo 212 es, además, de gran importancia porque demuestra que en nuestro país, en materia de constitución de organizaciones sindicales, se ha optado por el sistema que admite el paralelismo sindical. En teoría, existe el sistema de unidad sindical que refleja la opción de permitir la constitución de un Sindicato único por sector o empresa; en cambio, en el paralelismo la opción es la contraria, esto es, existe una libertad irrestricta para formar estas organizaciones y esta última armoniza perfectamente con un real sistema de libertad sindical. Esta tendencia, se ajusta, además, a los Convenios Internacionales, pero no siempre ha sido aceptada en nuestro país. Ello es concordante, además, con las reglas sobre quórum necesarios para constituir Sindicatos ya que en virtud de ellas los trabajadores pueden constituir más de una organización por empresa, salvo en aquellas que por tener un número reducido de trabajadores, la misma ley impone la necesidad de que la agrupación que se forme reúna más de los dependientes.

TITULARES. Sobre el particular, el artículo 212 del Código dispone que este derecho corresponde a los trabajadores del sector privado y de las empresas del Estado; debe, sin embargo, concordarse esta norma con el artículo 1 del Código que señala a quienes se aplican las disposiciones de este cuerpo legal y, en virtud del campo de aplicación de este Código, deben entenderse excluidos del derecho a sindicalizarse aquellos trabajadores que laboran en el Congreso Nacional, los funcionarios del Poder Judicial y los funcionarios de la Administración del Estado, sea centralizada o descentralizada. Esto sin perjuicio que, en virtud de lo previsto en la Ley 19.296 se permite constituir Asociación de Funcionarios a los que laboran en la Administración del Estado.

El artículo antes citado debe también concordar con el artículo 217 del Código que establece algunas excepciones, en cuanto todas las normas relativas a la constitución de las organizaciones sindicales no son aplicables a los funcionarios de Empresas del Estado dependientes del Ministerio de Defensa Nacional o que se relacionan con el Gobierno a través de dicho Ministerio de Defensa Nacional o que se relacionan con el Gobierno a través de dicho Ministerio. El fundamento de esta excepción radica en exigencias de la seguridad exterior del Estado.

La ley aclara expresamente que los menores no necesitarán autorización alguna para sindicarse; en este aspecto debe sí hacerse presente que para ser director sindical, el artículo 236 del Código exige ser mayor de 18 años de edad.

CARACTERÍSTICAS. El derecho de sindicación se ejerce mediante la afiliación del interesado; este acto tiene los siguientes caracteres:

Es único. Por cuanto un trabajador no puede pertenecer a más de un Sindicato simultáneamente en función de un mismo empleo; si se contraviene esta prohibición, la afiliación posterior produce la caducidad de cualquiera otra anterior y si los actos de afiliación son simultáneos o no pueden determinarse cuál es el último, todos ellos quedarán sin efecto (artículo 214, incisos cuarto y quinto, del Código).
Es personal (artículo 214, inciso segundo, del Código). La afiliación es un acto que sólo puede ejercerse por el interesado en hacer uso del derecho de sindicación; por tanto, no puede transferirse.
Es voluntaria (artículo 214, incisos segundo y tercero, del Código). Esta característica significa que nadie puede ser obligado a afiliarse a una Organización Sindical para desempeñar un empleo o desarrollar una actividad. La misma característica tiene el acto de desafiliación por lo que no podrá impedirse, bajo pretexto alguno, la desafiliación a una Organización Sindical. Esta característica se encuentra reforzada en el artículo 215 que establece la prohibición de condicionar el empleo de un trabajador a la afiliación o desafiliación de una Organización Sindical, prohibiéndose, además, toda acción que tienda a impedir la afiliación o todo acto que perjudique al trabajador en cualquier forma por causa de su afiliación sindical. Esta prohibición concuerda especialmente con el artículo 2 inciso segundo del Código que establece como contrarias a los principios de las leyes laborales, las discriminaciones, exclusiones o preferencias basadas - entre otras - en la sindicación del trabajador. La misma prohibición de aplicación a los principios de libertad de trabajo y de libertad sindical.
TIPOS DE SINDICATOS

El artículo 216 del Código reconoce las siguientes categorías de Sindicatos: Sindicato de Empresa; Sindicato Interempresa; Sindicato de Trabajadores Independientes; y Sindicato de Trabajadores Eventuales o Transitorios.

Sindicato de Trabajadores de Empresa. Es aquel que agrupa sólo a trabajadores de una misma empresa. Como consecuencia de ello, extinguida la empresa, se extingue también el Sindicato constituyó en ella y el fuero de los dirigentes sindicales y, en cambio, aún cuando se modifique el dominio, posesión o mera tenencia de la empresa, si ésta sigue existiendo como tal, subsiste también el Sindicato organizado con ella.
Sindicato de Trabajadores Interempresas. Es aquel que reúne como mínimo a trabajadores de dos o más empleadores distintos, requiriéndose para su constitución un mínimo de 25 trabajadores (artículo 228 del Código). La ley reconoce expresamente que los trabajadores con contrato de plazo fijo o por obra o faena determinada podrán también afiliarse al Sindicato Interempresa una vez que éste se encuentre constituido; ello significa que tales trabajadores no podrían, sin embargo, ser los socios fundadores de tales Sindicatos. Se agrega, además, en el artículo 230 del Código que los socios de estas organizaciones interempresas pueden mantener su afiliación a ellas aunque no se encuentren prestando servicios.
Sindicato de Trabajadores Independientes. Es aquel que agrupa a trabajadores que no dependen de empleador alguno. Para su constitución se requiere un mínimo de 25 trabajadores.
Sindicato de Trabajadores Eventuales. Es aquel constituido por trabajadores que realizan labores bajo dependencia o subordinación en períodos cíclicos o intermitentes. Esta nueva definición de este tipo de Sindicato elimina la disposición que los reconocía sólo para ciertos grupos de trabajadores (artistas, construcción, portuarios y embarcados) y que les otorgaba un carácter profesional o de Sindicato por área de actividad; ahora se amplió a todos los trabajadores que tienen la característica común de laborar en períodos cíclicos o intermitentes. En este tipo de Sindicato, al igual que en los interempresas, los socios pueden mantener su afiliación aunque no se encuentren prestando servicios.
OBJETIVOS DE LOS SINDICATOS

La enumeración de las finalidades de los Sindicatos que efectúa el artículo 220 del Código está sujeta a una crítica que consiste en que si bien todos los objetivos descritos en este artículo son fines de los Sindicatos, no son, sin embargo, el principal ya que en esa enumeración falta la finalidad principal y distintiva: representación, defensa y promoción de los intereses comunes de los asociados. En el ámbito de esta misma crítica, si se observa cada uno de los números señalados en el citado artículo 220, se aprecia en cada una de esas finalidades puede también ser perseguida por otras personas o entidades.

Por otra parte, la enumeración de este artículo 220 del Código no es taxativa ya que expresamente señala "son fines principales de las organizaciones sindicales..." y efectúa una enumeración cuyo último numerando indica: "En general, realizar todas aquellas actividades contempladas en los estatutos y que no estuvieren prohibidas por la ley". Estos fines que señala el legislador son:

Todas las organizaciones sindicales podrán negociar colectivamente. Entendiendo el término negociar en sentido amplio, es decir, incluyendo en él los procesos para suscribir convenios colectivos.
Se les otorga a los Sindicatos la representatividad judicial y extrajudicial de las trabajadores por incumplimiento de los contratos colectivos de trabajo y por infracciones a normas legales o contractuales que afecten a la generalidad de los socios; en cuanto a la representación en el ejercicio de derechos emanados de contratos individuales de trabajo se precisa, el requerimiento de sus asociados. También tienen esta representatividad en las denuncias judiciales por prácticas discriminatorias o antisindicales.
Se les permite constituir mutualidades, fondos u otros servicios (asesorías técnicas, jurídicas, educacionales, etc.)
Pueden constituir o participar en instituciones de carácter previsional.
Pueden propender al mejoramiento del nivel de empleo y participar en funciones de colocación de trabajadores.
Podrán formular planteamientos y peticiones ante los comités Paritarios Higiene y Seguridad Industrial y exigir el pronunciamiento de los mismos.
Se derogó la prohibición de perseguir fines de lucro que establecía el Código del Trabajo de 1987.
De esta forma, se amplió la competencia y facultades de las organizaciones de trabajadores para actuar en defensa y representación de sus afiliados. La reforma permitió, también, perfeccionar el sistema de pensiones creado por el D. L. 3500 en términos de hacer efectiva la participación de los trabajadores en la administración de sus propios recursos al permitir a los Sindicatos la constitución o asociación a instituciones de carácter previsional o de salud.

Por último, debe señalarse que nuestro legislador establece la prohibición de los Sindicatos de percibir las remuneraciones de sus asociados (artículo 220, inciso primero, del Código) y de realizar acciones que atenten contra la libertad sindical o entorpezcan la Negociación Colectiva (artículos 289 y siguientes del Código). La Constitución Política de la República de Chile, por su parte, prohibe a estas organizaciones intervenir en actividades político partidistas.



Capítulo XIII

CONSTITUCIÓN DE LOS SINDICATOS

REQUISITOS Y QUÓRUM

Para estos efectos hay que analizar cada uno de los tipos de Sindicato por separado:

Sindicatos de Trabajadores Interempresas. Requieren para su constitución a lo menos de 25 trabajadores que laboren para un mínimo de dos empleadores distintos. La anterior legislación establecía el número de 75, al rebajarse este número a 25 socios el número necesario para su constitución, se orientó la formación de estos Sindicatos a las pequeñas empresas, ya que lo habitual es que estas organizaciones se constituyan en establecimientos de menos de 50 trabajadores.
Sindicatos de Trabajadores Independientes. Requieren para su constitución la unión de 25 o más trabajadores que no dependen de empleador alguno.
Sindicatos de Trabajadores Eventuales o Transitorios. Para su constitución se necesita la unión de 25 o más trabajadores.
Sindicatos de Trabajadores de Empresa. En esta materia se debe tener presente que para los efectos de las organizaciones sindicales no sólo se entiende por empresa aquella organización a que alude el artículo 3 del Código, sino también, de acuerdo al artículo 226 del mismo cuerpo legal: cada predio agrícola, los predios colindantes explotados por un mismo empleador, y los predios que estén comprendidos dentro del giro de explotación agrícola, frutícola, ganadera, forestal u otra análoga de una persona jurídica, aunque no sean colindantes. Para su constitución, la ley distingue entre:
EMPRESAS EN QUE LABORAN MAS DE 50 TRABAJADORES. Se requiere un mínimo de 25 trabajadores que representen, a lo menos, el 10% del total de los que presten servicios en ella.
EMPRESAS EN QUE LABORAN 50 O MENOS TRABAJADORES. Pueden constituir Sindicatos ocho de ellos, siempre que representen más del 50% del total de sus trabajadores.
EMPRESAS CON MAS DE UN ESTABLECIMIENTO. Se pueden constituir Sindicatos en cada uno de ellos con un quórum de 25 trabajadores que representen, a lo menos, el 40% de los del establecimiento. En estos casos, sólo pueden constituirse dos Sindicatos como mínimo por establecimiento, ya que la suma de ambos reunirá el 80% del establecimiento y el 20% restante no tendrá la representatividad exigida.
El establecimiento de estos números mínimos y porcentajes de representatividad, tiende a otorgarle al Sindicato una fuerza suficiente, otorgada, precisamente, por su representatividad, a fin de que este preste verdaderamente utilidad a sus socios.

Si el Sindicato es suficientemente numeroso y cuenta con 250 o más trabajadores, no requiere reunir un porcentaje de representatividad determinado, ya que su número la garantiza por si sólo.

De acuerdo con el artículo 295 letra d) del Código es causal de disolución del Sindicato la disminución de sus afiliados a número inferior al requerido para su constitución durante un lapso de seis meses, de lo que se deduce que los quórum referidos se exigen, en principio, sólo para la constitución, pero no para la subsistencia del Sindicato, a menos que el insuficiente número de afiliados dure más de seis meses y salvo también que el obstáculo pueda obviarse con la reforma de los estatutos, transformándose en un Sindicato de menor número de socios.

TRÁMITES DE LA CONSTITUCIÓN Y OBTENCIÓN DE LA PERSONALIDAD JURÍDICA DEL SINDICATO

El artículo 221 del Código establece que la constitución de los Sindicatos se efectúe en asamblea de trabajadores, los que deben reunir los mínimos señalados anteriormente, según el Sindicato de que se trate y en presencia de un ministro de Fe, pudiendo actuar como tal no sólo un Inspector del Trabajo sino también un Notario Público u otros funcionarios de la Administración del Estado, además, de los Oficiales del Registro Civil. Esta norma tiene por finalidad facilitar el cumplimiento de las diversas funciones que los ministros de fe deben cumplir en la vida sindical.

No obstante lo dispuesto en el artículo 240 del Código en el sentido de no requerir la presencia de un ministro de fe en los casos exigidos por este título cuando se trate de Sindicatos de empresa constituidos en empresas que ocupen menos de 25 trabajadores, se ha resuelto que para su constitución siempre será necesaria la presencia de un ministro de fe porque el artículo 221 del Código que así lo requiere, no hace distinción alguna y es imperativo al respecto.

En la asamblea de constitución deben aprobarse los estatutos y procederse a la elección del directorio, levantándose el acta correspondiente, en la cual no sólo constarán las actuaciones realizadas, sino también la nómina de los asistentes (socios fundadores) y la individualización de los miembros del directorio.

OBTENCIÓN DE LA PERSONALIDAD JURÍDICA. El directorio sindical una vez constituyó el Sindicato, debe depositar en la Inspección del Trabajo el acta original de constitución y dos copias de sus estatutos certificados por el ministro de fe; esta actuación deberán realizarla dentro del plazo de 15 días contados desde la fecha de la asamblea constitutiva. La Inspección del Trabajo deberá proceder a inscribirlo en el registro de Sindicatos, entendiéndose que, desde el momento del depósito se entiende practicado el registro, y el Sindicato adquiere sin más trámite su personalidad jurídica (artículo 222 del Código).

Si el directorio sindical no efectúa el depósito de los documentos antes mencionados en la Inspección del Trabajo dentro del plazo legal, se producen dos efectos: deberá procederse a una nueva asamblea constitutiva (artículo 222, inciso final, del Código) y cesa el fuero de los dirigentes sindicales, el cual había nacido junto con la asamblea constitutiva (artículo 224, inciso final, del Código). En definitiva el Sindicato no adquiere personalidad jurídica.

FACULTADES DE LA INSPECCIÓN DEL TRABAJO. La Inspección del Trabajo respectiva puede, dentro del plazo de 90 días corridos contados desde la fecha del depósito formular observaciones a la constitución del Sindicato si falta cumplir algún requisito para su constitución o si los estatutos no se ajustan a la ley; de esta forma se controla la legalidad del procedimiento.

En caso de formularse la objeción, el Sindicato tiene la posibilidad de realizar dos acciones dentro del plazo de 60 días corridos contados desde la notificación: allanarse a la objeción, subsanando los defectos de constitución y/o adecuado sus estatutos a la ley; o recurrir a los Tribunales de Justicia reclamando de la objeción formulada por la Inspección del Trabajo si se estima que las observaciones formuladas por ésta no se ajustan al Derecho, en este caso, el plazo para corregir lo fija el Tribunal.

Si el Sindicato no efectúa en el plazo indicado ninguna de las dos acciones descritas, caduca su personalidad jurídica por el sólo ministerio de la ley.

El directorio de la Organización Sindical se entenderá facultado para introducir en los estatutos las modificaciones que requiera la Inspección del Trabajo. Esta tiene un plazo de 10 días hábiles, contados desde la notificación del requerimiento, para evacuar su informe.

Para acreditar la obtención de la personalidad jurídica, la ley dispone que cuando el Sindicato efectúa el depósito del acta y de sus estatutos, la Inspección del Trabajo deberá devolver a la Organización Sindical las copias del acta de constitución y de sus estatutos, insertándoles el número de registro.



Capítulo XIV

ESTATUTOS DE LOS SINDICATOS

NORMAS GENERALES

Los estatutos de la Organización Sindical tienen un rol fundamental en la vida del Sindicato, toda vez que, como lo señala el Código, ellos se rigen por las disposiciones legales, reglamentarias y por los estatutos que aprobaren; por tanto, en todo lo no previsto por el legislador, el Sindicato deberá ajustarse a sus disposiciones estatuarias, debiendo, en consecuencia, ser éstas lo suficientemente claras y completas a fin de evitar dificultades en el funcionamiento de la organización.

El control de la legalidad de los estatutos corresponde a la Inspección del Trabajo, de acuerdo a lo antes señalado.

La aprobación de los estatutos se efectúa en la asamblea constitutiva del Sindicato por la mayoría absoluta de sus integrantes en votación secreta (artículo 221 del Código). Para la reforma de los mismos se exige una asamblea extraordinaria, citada especialmente para este efecto, presencia de un ministro de fe y deberá ser aprobada por la mayoría absoluta de los afiliados que se encuentren al día en el pago de la cuota sindical. La votación también tiene el carácter de secreta.

Al efectuarse una reforma, dos copias de los estatutos reformados deberán ser enviados a la Inspección del Trabajo para su correspondiente control de legalidad, en el plazo de quince días contados desde la realización de la asamblea de reforma. Si las copias no se acompañan dentro del plazo legal o no se subsanan los defectos que la Inspección del Trabajo observare o fuere rechazado el reclamo judicial interpuesto, la reforma de estatutos quedará sin efecto, quedando en vigencia, en consecuencia, el estudio primitivo (artículo 233 del Código).



CONTENIDO

En cuanto al contenido de los estatutos, el artículo 232 del Código expresa que éstos deben contemplar necesariamente:

Los requisitos de afiliación y desafiliación de sus miembros.
El nombre del Sindicato, el cual deberá hacer referencia a la clase de Sindicato de que se trate, más una denominación que lo identifique la cual no puede sugerir el carácter de único o exclusivo.
Domicilio del Sindicato.
El ejercicio de los derechos que se reconozcan a sus afiliados, según estén o no al día en sus cuotas.
El área de producción o de servicios a que se adscribe.
Además, tratándose de los estatutos de organizaciones sindicales en que participen trabajadores no permanentes, podrán contener normas especiales en relación con la ponderación del voto en caso de elección para designar directores, reformar estatutos y otras materias.

Desde luego, el estatuto deberá contener todas las otras normas propias de este tipo de documento. Ejemplo: normas sobre afiliación de la Organización Sindical a otra de grado superior (artículo 213, inciso segundo, del Código); fines del Sindicato (artículo 220 del Código); reemplazo de los directores (artículos 213 y 248 del Código); antigüedad como socio del Sindicato para ser elegido director (artículo 236 del Código); forma de proceder para designar directores en caso de empate en la votación (artículo 237, inciso tercero, del Código); ocasión en que se efectuarán las asambleas ordinarias (artículo 253, inciso segundo, del Código); multas que se impongan a los asociados (artículo 256 del Código); monto de las cuotas (artículo 260 del Código); constitución y facultades de la comisión revisora de cuentas (artículo 264, inciso final, del Código); causales de disolución del Sindicato (artículo 295, letra b, del Código); destino de los bienes sindicales en caso de disolución del Sindicato (artículo 296 del Código); liquidadores de los bienes en el mismo caso (artículo 298 del Código).

Capítulo XV

ÓRGANOS DE LOS SINDICATOS

EL DIRECTORIO

CONCEPTO. El directorio no ha sido definido en la actual legislación pero puede conceptualizarse como el órgano ejecutivo del Sindicato y cuenta a la vez con funciones principalmente de dirección, de representación y de administración, cualquiera sea la clase de Sindicato.

En una organización como el Sindicato, el directorio tiene un rol fundamental en la conducción y el cumplimiento de los fines sindicales.

COMPOSICIÓN. En esta materia el Código sigue el criterio de señalar un número variable de directores sindicales según el número de asociados. Esa cantidad variable de directores se determina por la cantidad de socios al momento de la elección, el cual no cambia por la alteración del número de afiliados sino hasta la elección siguiente. La composición del directorio está establecida en la siguiente forma:

Si el Sindicato reúne entre 25 y 249 afiliados, elige tres directores;
Si el Sindicato tiene entre 250 y 999 afiliados, tiene derecho a elegir cinco directores;
Si el Sindicato agrupa entre 100 y 2.999 socios, elige siete directores;
Si el Sindicato tiene 3.000 o más afiliados, elige nueve directores.
Si el Sindicato tuviere menos de 25 afiliados, elige a una sola persona en calidad de presidente.
Tratándose de Sindicatos interempresas, los directores deberán pertenecer a lo menos, a dos empresas distintas.

REQUISITOS PARA SER DIRECTOR SINDICAL. La actual normativa, en el artículo 236 del Código, contempla cuatro requisitos para ser elegido director sindical:

Ser mayor de 18 años de edad.
No haber sido condenado ni hallarse procesado por crimen o simple delito que merezca pena aflictiva.
Saber leer y escribir. Esta exigencia pretende conseguir un manejo eficiente de la organización sin que ello constituya un entorpecimiento a la libertad para elegir directores dado que, en nuestro país, el analfabetismo sólo afecta a un mínimo porcentaje de la población nacional.
Tener una antigüedad mínima de seis meses como socio del Sindicato, salvo que el mismo tuviere una existencia menor.
Existen además, incompatibilidades constitucionales entre ciertos cargos y los de dirigentes sindicales. Así, el artículo 23 de la Constitución Política de la República de Chile establece que son incompatibles los cargos directivos superiores de organizaciones gremiales con cargos directivos superiores, nacionales y regionales de los partidos políticos. Por otra parte, el artículo 54 de la citada Constitución establece que no pueden ser candidatos a senadores ni a diputados "las personas que desempeñen un cargo directivo de naturaleza gremial".

PROCEDIMIENTO DE ELECCIÓN.

Candidaturas. En virtud de lo dispuesto en el artículo 237 del Código, para las elecciones de directorio, deben presentarse candidaturas en la forma, oportunidad y con la publicidad que señalen los estatutos. Si éstos nada dicen, las candidaturas deben presentarse por escrito ante el secretario del directorio, no antes de quince días ni después de dos días anteriores a la fecha de la elección. En todo caso, el secretario deberá comunicar por escrito al o los empleadores la circunstancia de haberse presentado una candidatura dentro de los dos días hábiles siguientes a su formalización. Dentro del mismo plazo, deberá remitirse copia de esa comunicación a la Inspección de Trabajo.
Aún cuando este artículo no lo señala se entiende que las candidaturas son generales, esto es, las listas no pueden llevar candidatos a cargos previamente determinados, toda vez que el artículo 235, inciso segundo, del Código señala que "el directorio de los sindicatos que reúnen más de 25 trabajadores, elegirá de entre sus miembros, un presidente, un secretario y un tesorero".

El procedimiento anterior no se aplica en la primera elección de directorio, en este caso los trabajadores afiliados que reúnan los requisitos antes mencionados y que concurran a la asamblea constitutiva, serán candidatos a director y serán válidos los votos emitidos en favor de cualquiera de ellos.

Fuero de Candidatos. De acuerdo a lo dispuesto en el artículo 238 del Código todos los trabajadores afiliados al Sindicato que reúnan los requisitos antes indicados (cuando se trata de la primera elección) y los incluidos en las listas de candidatos, en los casos de renovación de directorio, gozan del fuero a que alude el artículo 243 del Código desde que se comunique por escrito al empleador la fecha en que deba realizarse la elección. Ese aviso deberá darse al empleador o empleadores con una anticipación no superior a quince días contados hacia atrás desde el día de la elección.
El fuero que otorga el citado artículo 243 no sólo resulta aplicable en el caso de renovación de directiva sino también en el caso de elección de directorio que se efectúa en la asamblea constitutiva del Sindicato, aplicándose también en el caso de elección de directores en reemplazo de otros por muerte, renuncia o incapacidad, es decir, en caso de renovación parcial.

Elección. En la elección resultarán elegidos quienes obtengan las más altas mayorías relativas; si se produce empate, se aplicará lo dispuesto en los estatutos y si éstos nada dicen al respecto, deberá elegirse a quien tuviere la mayor antigüedad como socio del Sindicato; si persiste la igualdad, deberá efectuarse un sorteo para decidir.
Si resulta elegido un trabajador que no cumple con los requisitos legales, será reemplazado por quien haya obtenido la más alta mayoría relativa siguiente, efecto que sólo se producirá cuando la Dirección del Trabajo formule la declaración de inhabilidad en el plazo de los 90 días siguientes a la elección. Este Servicio puede también efectuar esa declaración, a petición de parte, en cualquier tiempo, esto es, con posterioridad al plazo de 90 días; en esa situación se aplican las normas que sobre el reemplazo de directores se señalan más adelante.

Derecho a Voto. De acuerdo al artículo 241 del Código, para elegir al directorio, tienen derecho a voto todos los trabajadores que estén afiliados al Sindicato con una anticipación de, a lo menos, 90 días a la fecha de elección, salvo en el caso de elección de directorio conjuntamente con la constitución.
Esta norma debe complementarse con el artículo 245 del Código en el sentido que los miembros de un Sindicato que hubieren estado afiliados a otro de la misma empresa no podrán votar en las elecciones o votaciones de censura de directorio que se produzcan dentro del año, contado desde su nueva afiliación, salvo que ésta tenga por origen el cambio del trabajador de un establecimiento a otro. Esta norma tiene por objeto evitar las injerencias indebidas que perturban el derecho a elegir de los socios permanentes y estables de un Sindicato, el cual podría verse afectado por quienes se afilian a un Sindicato con el solo objeto de intervenir en los procesos eleccionarios, siendo la norma mucho más estricta aún en los casos de cambio de los socios de un Sindicato a otro.

Votación. La votación que deba realizarse será secreta y deberá practicarse en presencia de un ministro de fe (salvo que se trate de renovación de directorio en Sindicatos de empresas constituidos en empresas que ocupan menos de 25 trabajadores). El día de la votación no puede llevarse a efecto asamblea alguna (salvo en el caso de elección conjunta con la constitución de la Organización Sindical) de acuerdo al artículo 239 del Código. Esta norma tiene por objeto procurar que las elecciones se realicen en un ambiente de tranquilidad.
La elección debe, además realizarse en un solo acto salvo en los casos en que por la naturaleza de las empresas y organizaciones sea imposible efectuarla de esa forma. En tal situación, se deberá proceder en la forma dispuesta por la Dirección del Trabajo, pero los escrutinios deberán realizarse simultáneamente.

En cuanto al número de votos por socio, él depende de la cantidad de directores a elegir: Si se eligen tres directores, cada socio tiene derecho a dos votos; si se eligen cinco directores, cada socio tiene derecho a tres votos; si se eligen siete directores, cada socio tiene derecho a cuatro votos; si se eligen nueve directores, cada socio tiene derecho a cinco votos. Siempre que se puedan emitir dos o más votos, éstos no serán acumulativos. Esta norma protege el derecho de las minorías mediante el sistema de lista incompleta, evitando que mayorías estrechas pudieren dejar sin representación y sin la posibilidad de un conveniente control por parte de las minorías.

Establecidas las más altas mayorías, el directorio se constituye por decisión de sus miembros; es decir, entre ellos eligen un presidente, un secretario, un tesorero y los demás cargos que dispongan los estatutos (artículo 235 inciso segundo).

Comunicación a la Empresa. El artículo 225 del Código impone al directorio sindical la obligación de comunicar por escrito a la administración de la empresa, la celebración de la asamblea y la nómina de los directores, obligación que deben cumplir el día laboral hábil siguiente al de su celebración. Cada vez que se elija un nuevo directorio deberá efectuarse esa comunicación a la empresa.
Tratándose de los Sindicatos Interempresa, esta obligación se cumple mediante una comunicación enviada por carta certificada, la que deberá también efectuarse cuando se elija al Delegado Sindical.

DURACIÓN EN EL CARGO DE DIRECTOR. De acuerdo con el artículo 242 del Código los dirigentes sindicales permanecerán en sus cargos por dos años, pudiendo ser reelegidos indefinidamente. Lo anterior no obsta a la expiración anticipada por renuncia, censura u otras causas legales.

FACULTADES DEL DIRECTORIO. De acuerdo al artículo 234 del Código, al directorio le corresponde la representación judicial y extrajudicial del Sindicato, sin perjuicio de lo dispuesto para su presidente, en cuanto éste representa en juicio al Sindicato con las facultades propias del poder para litigar.

Además, corresponde al directorio la administración de todos los bienes que forman el patrimonio sindical y, en esta materia, responden solidariamente civil y penalmente (artículo 268, inciso cuarto, del Código).

Las facultades antes mencionadas son aquellas de carácter más relevantes toda vez que, como es lógico, al directorio le corresponden todas las facultades necesarias para el cumplimiento de las finalidades del Sindicato.

Es importante destacar que los acuerdos del directorio deben adoptarse por la mayoría absoluta de sus integrantes (artículo 242, inciso segundo, del Código).

PERMISOS SINDICALES. Para el cabal cumplimiento de los fines propios del Sindicato, el Código establece un tipo de suspensión legal de la relación laboral. El permiso sindical constituye un derecho de los directores sindicales consistente en la posibilidad de usar cierto período de tiempo, durante el cual se interrumpe la jornada de trabajo con el objeto de poder cumplir con las tareas propias de su cargo directivo, fuera de la empresa o del sitio en que ejercen sus funciones. El Código consagra dos tipos de permisos:

Permiso General o Común (artículo 249 del Código). Estos permisos comprenden un mínimo de 6 horas semanales por cada director o delegado sindical, permiso que se extiende a un mínimo de ocho horas semanales por cada director en el caso de Sindicatos que agrupan 250 o más afiliados. Este permiso es con goce de remuneraciones, entendiéndose trabajado el período que él abarca, siendo así, en principio, de cargo del Sindicato el pago de las remuneraciones, beneficios e imposiciones previsionales de cargo del empleador por las horas no laboradas en tal virtud, salvo que, las partes pacten otra cosa. Las horas de permisos antes indicadas pueden acumularse dentro del mes calendario y cederse entre los directores previo aviso escrito al empleador. El límite mínimo de 6 u 8 horas semanales, en su caso, puede excederse cuando se trate de citaciones practicadas a los directores, en su carácter de tales, por las autoridades públicas. Como consecuencia de la negociación entre las partes interesadas puede también convenirse el pago de las remuneraciones, beneficios e imposiciones directamente por la parte empleadora y no por el Sindicato (artículo 249 inciso final).
Permisos Adicionales o Licencias. Se subdistinguen tres tipos de permisos adicionales:
Por un lapso no inferior a seis meses y hasta por todo el tiempo del mandato sindical, conservando el empleo en los términos señalados en el artículo 250, inciso tercero, del Código. Para que el dirigente pueda hacer uso de esta licencia requiere el acuerdo de la asamblea (artículo 250, letra a, del Código) otorgado en conformidad a los estatutos. Este mismo tipo de permiso tienen los dirigentes de Sindicatos Interempresa con la particularidad que sólo pueden excusarse por un lapso no superior a un mes con motivo de la Negociación Colectiva que tal Sindicato efectúe.
Permiso hasta por una semana en el año calendario para actividades propias del Sindicato o del perfeccionamiento sindical y del cual pueden hacer uso los dirigentes sindicales y el delegado sindical siempre que así esté acordado en los estatutos (artículo 250, letra b, del Código).
Permisos por el tiempo que convengan entre empleador y el directorio respecto de uno o más de sus miembros, sin goce de remuneraciones, situación regulada en el artículo 251 del Código.
Estos tres tipos de permisos adicionales no interrumpen la antigüedad del trabajador; el tiempo que ellos abarcan se considera trabajado para todos los efectos legales y son de cargo del Sindicato las remuneraciones, beneficios e imposiciones previsionales correspondientes a esos períodos, sin perjuicio del acuerdo a que puedan llegar las partes.

En los casos de los permisos adicionales indicadas en las letras a y b precedentes, los directores y delegados sindicales deben comunicar por escrito al empleador con 10 días de anticipación, a lo menos, la circunstancia de que harán uso de tales beneficios (artículo 250, inciso segundo, del Código)

La obligación de conservar el empleo se entiende cumplida si se le asigna al trabajador otro cargo de igual grado y remuneración al que antes desempeñaba.

REEMPLAZO DE DIRECTORES INHABILITADOS. Para determinar la forma de reemplazo se deben distinguir las siguientes situaciones:

Si la declaración de inhabilidad se produce dentro de los 90 días siguientes a la elección. En este caso, el director inhabilitado será reemplazado por que obtuvo la más alta mayoría relativa siguiente en la elección respectiva (artículo 237, inciso cuarto, en relación con el inciso final del mismo artículo del Código).
En caso que la cesación en el cargo se produzca antes de seis meses de la fecha en que termina su mandato (y después de los 90 días posteriores a la elección), el reemplazante se designará en la forma señalada en los estatutos, por el tiempo que faltare para completar el período (artículo 248, inciso primero, del Código).
Si la cesación se produce faltando menos de seis meses para el término del mandato, no se elige reemplazante y el directorio continúa funcionando con los miembros que quedan.
Si el número de directores se quedare fuere tal que impidiere el normal funcionamiento del directorio, éste se renovará en su totalidad en cualquier época, mediante elección. Los que resulten elegidos, permanecerán en sus cargos por el período completo de dos años (artículo 248, inciso final, del Código).
CESACIÓN EN EL CARGO DE DIRIGENTE SINDICAL. En general, la cesación se produce por las siguientes causas:

Por expiración del período de su mandato (2 años) si no es reelegido.
Por voluntad del dirigente. Sea por renuncia o por otra razón como por optar por cargos incompatibles.
Por voluntad de los afiliados. En el caso de censura.
Por causas ajenas a la voluntad del dirigente. Ejemplo: la disolución del Sindicato, extinción de la empresa, muerte del dirigente.
Por hechos imputables al dirigente. Son los casos que la ley sanciona con cesación o inhabilidad.
Pérdida de la calidad de socio del Sindicato.
CENSURA DEL DIRECTORIO. La censura es el derecho que tienen los socios del Sindicato para hacer cesar en el cargo a todos los dirigentes cuando éstos han perdido la confianza de sus bases.

Para que los socios hagan uso de este derecho no requieren invocar una causal, basta el acuerdo de los trabajadores afiliados. Para ser aprobada, la censura requiere:

La mayoría absoluta del total de afiliados al Sindicato con derecho a voto.
La votación debe ser secreta.
Ante ministro de fe, salvo en Sindicatos constituidos en empresas con menos de 25 trabajadores.
Solicitada por el 20% de los socios como mínimo.
Anunciada con no menos de dos días hábiles de anticipación.
La votación se realizará en un solo acto, salvo que por la naturaleza de la empresa o de la organización no pudiere procederse en esta forma, caso en el que se procederá de acuerdo a las normas impartidas por la Dirección del Trabajo.
El escrutinio deberá realizarse en forma simultánea en todas las localidades (artículo 244, del Código).
En la votación de censura sólo pueden participar aquellos trabajadores que tengan una antigüedad de afiliación al Sindicato no inferior a 90 días, como regla general. Hacen excepción los siguientes casos: cuando el Sindicato tiene una existencia de menos tiempo (artículo 244, inciso segundo, del Código); cuando el socio ha estado afiliado a otro Sindicato de la misma empresa, en cuyo caso no puede votar en ninguna votación de censura dentro del año siguiente a su nueva afiliación (artículo 245 del Código), salvo que la nueva afiliación se produzca como consecuencia del cambio de un establecimiento a otro.
La censura afecta a todo el directorio sindical aún cuando la conducta que la produce fuere sólo de un dirigente. Este mecanismo, tiene por objeto impedir el manejo de mayorías ocasionales y obedece al mismo principio de defensa de las minorías que privilegia el voto de lista incompleta (artículo 244 del Código).

LA ASAMBLEA

CONCEPTO. No se ha definido en nuestra legislación pero se puede conceptuar como la reunión (en un solo acto) que se realiza con la asistencia y participación de los afiliados al Sindicato, según los requisitos legales y estatutarios, para conformar un acto jurídico en virtud del cual una pluralidad de personas se constituye en un solo cuerpo, para crear la voluntad colectiva que principalmente se manifestará en acuerdos o resoluciones tomados a lo menos por la mayoría de los integrantes o asistentes, según corresponda.

La asamblea legalmente celebrada constituye un órgano del Sindicato que tiene facultades importantes relativas a la organización, administración, control y cumplimiento de los fines sindicales.

Cada afiliado se somete a la decisión colectiva, la cual resulta imperativa para todos, mayorías y minorías, si aquélla ha sido emitida según el reglamento, que ha sido aceptado al momento de afiliarse el trabajador al Sindicato.

TIPOS DE ASAMBLEAS.

Asamblea Constitutiva. Que es la que tiene por objeto constituir la organización y, en ella, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 221 del Código, se aprueba la formación del Sindicato, el estatuto y se elige el primer directorio. A partir de la apertura de la sesión constitutiva rige el fuero para los miembros del directorio sindical (artículo 224 del Código).
Asamblea Ordinaria. Es la que tiene por objeto tratar materias relativas al cumplimiento de los fines, a la dirección y a la administración del Sindicato. Son materias de asambleas; la fijación de cuotas (artículo 248 del Código); el acuerdo sobre el descuento de ellas por el empleador (artículo 250, letra a, del Código); aprobación del balance (artículo 252 del Código) y la memoria o cuenta de las actividades y aquellas relativas al cumplimiento de los fines sindicales. Las asambleas ordinarias se celebrarán en las ocasiones y con la frecuencia establecida en los estatutos (artículo 253, inciso segundo, del Código).
Asamblea Extraordinaria. Son aquellas que tienen lugar cada vez que lo exijan las necesidades de la organización y en ellas sólo podrán tomarse acuerdos relacionados con las materias específicas indicadas en los avisos de citación, sólo en asambleas generales podrá tratarse de la enajenación de los bienes raíces, de la modificación de los estatutos y de la disolución de la organización (artículo 254 del Código).
CONVOCATORIA. Consiste en la orden que se da a los miembros de un Sindicato para que concurra a una asamblea y ejecuten en ella sus derechos. La convocatoria se formaliza por medio de la citación.

Las asambleas ordinarias son citadas por el presidente o el secretario o quienes estatutariamente los reemplacen (artículo 253, inciso segundo, del Código).

Las asambleas extraordinarias serán citadas por el presidente, por el directorio, o por el diez por ciento por lo menos de los afiliados a la Organización Sindical (artículo 254, inciso final, del Código).

El estatuto debe especificar con cuanta anticipación debe efectuarse la citación.

LUGAR Y HORARIO DE LA ASAMBLEA. Las reuniones ordinarias o extraordinarias de las organizaciones sindicales se efectuarán en cualquier sede sindical, fuera de las horas de trabajo, y tendrán por objeto tratar entre sus asociados materias concernientes a la respectiva entidad; para estos efectos, se entenderá también por sede sindical todo recinto dentro de la empresa en que habitualmente se reúna la respectiva organización; sin embargo, la asamblea puede celebrarse dentro de la jornada de trabajo las reuniones que se programen previamente con el empleador o sus representantes (artículo 255 del Código).



Capítulo XVI

PATRIMONIO SINDICAL

CONCEPTOS GENERALES

En Chile tenemos la concepción del patrimonio como atributo de la personalidad, todas las personas jurídicas tienen patrimonio, siendo el Sindicato una de ellas, tiene necesariamente que tenerlo. No ha sido definido en el Código del Trabajo pero debe necesariamente ser concebido como la universalidad de relaciones jurídicas, o de derechos y obligaciones, apreciables en dinero, de cada Sindicato; el patrimonio sindical tiene, pues, un activo y un pasivo.

El patrimonio de una Organización Sindical es de su exclusivo dominio y no pertenece, en todo y en parte a sus asociados. Ni aun en caso de disolución, los bienes del Sindicato podrán pasar a dominio de algunos de sus asociados. Los bienes de las organizaciones sindicales deberán ser precisamente utilizados en los objetivos y finalidades señalados en la ley y los estatutos. Disuelta una Organización Sindical, su patrimonio pasará a aquella que señalen sus estatutos. A falta de esa mención el Presidente de la República determinará la Organización Sindical beneficiaria (artículo 259 del Código).

COMPOSICIÓN

De acuerdo al artículo 256 del Código, el patrimonio del Sindicato estará compuesto por:

Las cuotas o aportes ordinarios o extraordinarios que la asamblea imponga a sus asociados, con arreglo a los estatutos.
Las donaciones entre vivos o asignaciones por causa de muerte que se le hicieren.
El producto de sus bienes.
El producto de la venta de activos.
Las multas cobradas a los asociados de conformidad a los estatutos.
Y por las demás fuentes que prevean los estatutos.
La cotización a las organizaciones sindicales será obligatoria respecto de los afiliados a éstas, en conformidad a los estatutos. Las cuotas extraordinarias se destinarán a financiar proyectos o actividades previamente determinadas y serán aprobadas por la asamblea mediante voto con la voluntad conforme de la mayoría absoluta de los afiliados (artículo 260 del Código)

Los estatutos de la organización determinarán el valor de la cuota sindical ordinaria con que los socios concurrirán a financiarla (artículo 261, inciso primero, del Código).

En caso de que el Sindicato esté afiliado o decida afiliarse a una Organización Sindical de grado superior, la asamblea del Sindicato base en que se decida tal afiliación fijará, en votación secreta, la cantidad que deberá descontarse de la respectiva cuota ordinaria, como aporte de los afiliados a la o las organizaciones de superior grado; esto significará que el empleador deberá proceder al descuento respectivo y a su depósito en la cuenta corriente o de ahorro de la o las organizaciones de superior grado respectivo (artículo 261, incisos segundo y tercero, del Código).

Los empleadores a simple requerimiento del presidente o tesorero de la directiva Organización Sindical respectiva, o cuando el trabajador afiliado lo autorice por escrito, deberán reducir de las remuneraciones de sus trabajadores las cuotas ordinarias y las extraordinarias, y depositarlas en la cuenta corriente o de ahorro de la o las organizaciones sindicales beneficiarias, cuando corresponda. Estas cuotas se entregarán dentro del mismo plazo fijado para enterar las imposiciones o aportes provisionales, si tales cuotas fueran descontadas a los trabajadores y no entregadas al Sindicato las sumas adeudadas se reajustarán conforme a la variación del I.P.C. y además devengarán un interés de un 3% mensual sobre la suma reajustada, todo ello sin perjuicio de la responsabilidad penal (artículo 262 del Código).

ADMINISTRACIÓN

Corresponde al directorio la administración de los bienes que forman el patrimonio del Sindicato; en el ejercicio de esta administración los directores responden civil y penalmente, en su caso (artículo 258 del Código).

En el Código encontramos las siguientes normas relativas con la administración de este patrimonio:

Las organizaciones sindicales podrán adquirir, conservar y enajenar bienes de todas clases y a cualquier título. Para la enajenación de bienes raíces se requerirá el acuerdo favorable de la asamblea extraordinaria, en sesión citada especialmente al efecto, y adoptado de la forma y con los requisitos señalados en el inciso segundo del artículo 233 del Código (artículo 257 del Código).
De acuerdo a lo previsto en el artículo 263 del Código, los fondos del Sindicato deberán ser depositados a medida que se perciban, en una cuenta corriente o de ahorro abierta en su nombre en un banco (no es obligatorio para Sindicatos con menos de 50 trabajadores). Contra estos fondos girarán conjuntamente el presidente y el tesorero, los que serán solidariamente responsables del cumplimiento de lo dispuesto en el inciso primero.
Los Sindicatos que cuenten con doscientos cincuenta afiliados o más deberán confeccionar anualmente un balance, firmado por un contador. Dicho balance deberá someterse a la aprobación de la asamblea, para lo cual deberá ser publicado previamente en dos lugares visibles del establecimiento o sede sindical. Copia del balance aprobado por la asamblea se enviará a la Inspección del Trabajo. Los Sindicatos que tengan menos de doscientos cincuenta afiliados, sólo deberán llevar un libro de ingresos y egresos y uno de inventarios; no estarán obligados a la confección del balance. Lo anterior no obsta a las funciones que correspondan a la comisión revisora de cuentas que deberán establecer los estatutos (artículo 264 del Código).
Los libros de actas y de contabilidad del Sindicato deberán llevarse permanentemente al día, y tendrán acceso a ellos los afiliados y la Dirección del Trabajo, la que tendrá la más amplia facultad inspectiva, que podrá ejercer de oficio o a petición de parte (artículo 265, inciso primero, del Código).
Las directivas de las organizaciones sindicales deberán presentar los antecedentes de carácter económico, financiero, contable o patrimonial que requiera la Dirección del Trabajo, o exijan las leyes o reglamentos. Si el directorio no diere cumplimiento al requerimiento formulado por dicho Servicio dentro del plazo que éste le otorgue, el que no podrá ser inferior a treinta días, se aplicará la sanción establecida en el artículo 300. Sin perjuicio de lo anterior, si las irregularidades revistieren carácter delictual, la Dirección del Trabajo deberá denunciar los hechos ante la justicia ordinaria. A solicitud de a lo menos, un 25 % de los socios, que se encuentren al día en sus cuotas, deberá practicarse una auditoria externa (artículo 265, incisos segundo, tercero y cuarto, del Código).


Capítulo XVII

FEDERACIONES Y CONFEDERACIONES

CONCEPTO

Se entiende por Federación la unión de tres o más Sindicatos y por Confederación la unión de cinco o más Federaciones o de 20 o más Sindicatos podrá dar origen a una Federación o Confederación, indistintamente (artículo 266 del Código).

OBJETIVOS

Sin perjuicio de las finalidades que el artículo 220 del Código reconoce a la Organizaciones Sindicales, las Federaciones o Confederaciones podrán prestar asistencia y asesoría a las organizaciones de inferior grado que agrupen (artículo 267 del Código)

AFILIACIÓN

La participación de un Sindicato en la constitución de una Federación o Confederación, y la afiliación a ellas o la desafiliación de las mismas, deberán ser acordadas por la mayoría absoluta de sus afiliados, mediante mayoría absoluta de sus afiliados, mediante votación secreta y en presencia de un ministro de fe. El directorio deberá citar a los asociados a votación con tres días hábiles de anticipación a lo menos. Previo a la decisión de los trabajadores afiliados, el directorio del Sindicato deberá informarle acerca del contenido del proyecto de estatutos de la organización de superior grado que se propone afiliar, según el caso, y del monto de las cotizaciones que el Sindicato deberá efectuar a ella. Del mismo modo, si se tratare de afiliarse a una Federación, deberá informárseles acerca de si encuentra afiliada o no a una Confederación, deberá informárseles acerca de si se encuentra afiliada o no a una Confederación o Central y, en caso de estarlo, la individualización de é